De eso no se habla…

– Mamá, ¿mi pene tiene hueso?
– No.
– ¿Entonces porque está duro?

Esa fue la pregunta de mi hijo de 4 años. Para cualquier mamá es uno de esos “momentos sorpresa” de la crianza en los que por un lado nos morimos de la risa por la inocencia y creatividad de las preguntas pero por otro nos sentimos nerviosos porque no sabemos que responder.

Las respuestas pueden variar: por un lado le puedo crear una historia fantástica multicolor para salir del paso. Pero vendrán los inevitables “¿por qué?” y la historia inocente se transformará en una bola de nieve de mentiras inconsecuentes.

Otra opción es hacerme la tonta y evadir el tema dejando huecos y dando a entender que en casa no hablamos de cosas relacionadas con el pene.

O simplemente puedo decirle con total naturalidad la verdad: porque el pene tiene tejido muscular y si lo tocas se pone duro o porque quizás tienes ganas de hacer pis.

Esa respuesta convenció a mi hijo y siguió jugando, pero quizás podría haber seguido con los imparables “¿y por qué?”, como es habitual y de ser así le hubiera seguido informando la verdad.

En casa tenemos el criterio de hablar con propiedad sobre los órganos sexuales y sus funciones. Creemos que es mejor llamarlos por su nombre: pene y vulva, porque al llamarlos de otra manera connotamos que esas palabras no se dicen, que son palabras sucias, las cargamos de significados que no tienen, generamos tabúes a su alrededor

Si desde pequeñitos sólo escuchan el “pipí” y la “chuchi” cuando se hacen mayores y escuchan la palabra pene muchos se horrorizan y cree que es una mala palabra cuando no lo es.

Si queremos educar sexualmente a nuestros hijos en la adolescencia y que ellos confíen en nosotros tenemos que demostrarles desde pequeños que de eso SI SE HABLA y se habla con propiedad y naturalidad. Pene y vulva no son malas palabras, no son palabras sucias, no tenemos porque avergonzarnos de usarlas.

Es una buena ocasión también, y según la edad, para explicarle a los pequeños que esas partes son privadas de cada uno y que nadie debe tocarlas a nos ser papá y mamá (quizás mencionar médic@, maestr@, abuelas) por higiene, para ayudarlos a ir al baño o por salud pero que nunca NADIE puede tocarlos de formas que les hagan sentir dolor o incomodidad.

Ana Acosta Rodríguez, Mamá Minimalistas

Si quieres aprender más sobre Crianza Consciente, aprendizaje autodirigido y quieres formar parte de esta tribu por favor Suscríbete!

FACEBOOK: @MAMAMINIMALISTA
INSTAGRAM: @mamaminimalista / NUTRI_MAMA

#somostribu

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s