casados con hijos

De verdad creo que una pareja que puede atravesar la edad preescolar de los hijos sin separarse tiene muchas probabilidades de mantenerse junta por muchos años, sobre todo si tienen más de un hijo y viven lejos de la familia.

Y es que aunque trate de recordar no puedo traer a mi mente situaciones de discusiones y dramas con marido antes de los niños. Por supuesto que teníamos algún roce, pero guardando la cordura y los buenos modales.

Podíamos pasar horas sentados en el living, cada uno en su computadora escuchando música y platicando. No había lucha de poderes ni negociaciones ni comparaciones ni reclamos. Cuando nos sentíamos un poco abrumados podíamos tomar distancia unos días, ahora es casi imposible.

Yo dormía las horas que necesitaba, tenía una vida social muy activa, me mantenía sola y nadie dependía de mí. El manejaba sus tiempos como quería y su calendario tenía muchos espacios en blanco. Pero eso cambió radicalmente cuando nacieron nuestros hijos…

El romance y el misterio se esfumaron: las únicas citas que teníamos eran en el sofá por las noches para coordinar actividades, pediatra, horarios en el calendario. Cuando el llegaba de trabajar hacíamos “choque los cinco” y yo me iba al gimnasio o a hacer alguna actividad sola, o sea que nuestro tiempo a solas era casi nulo.

Pasamos de amantes a roomies en menos de lo que canta un gallo. Sumado a que por las noches las energías eran tan bajas que solo queríamos ponernos en piloto automático.

Y como si esto fuera poco el estaba espantado por mis continuas fluctuaciones de humor, que estaban relacionadas con agotamiento, hormonas  y falta de vida social. Yo estaba envidiosa de que él fuera el que se iba a trabajar y pudiera desenchufarse y hablar con otros adultos sin interrupciones.

Yo no podía creer que él no se diera cuenta de todas mis necesidades no cubiertas, el no podía creer que la mujer sensual, independiente y positiva estaba irreconocible y se preguntaba si realmente volvería a ser las de antes. Muchos desencuentros. Y en medio de las discusiones la palabra separación y divorcio  a veces resonaban, en forma de amenaza pero no tan livianamente como para no tratarlas con la seriedad que merecen.

Yo a veces le decía: en el afán de criar a los niños de manera respetuosa y completamente entregados a ellos nos estamos dejando al margen como pareja y será mucho más negativo el efecto de un divorcio que el de una crianza un poco más “egoísta”, por decirlo de alguna forma.

Y qué hacer? Reconocer, hablar sin tapujos y priorizar. Si es posible buscar una guía profesional pero lo que no debemos hacer es tapar, esconder o minimizar. Hacer pequeños cambios en la rutina que aseguren momentos privados, de encuentro, de conexión. Tener presente cuál es el lenguaje de amor de nuestra pareja para redireccionar las energías allí. Besarse más! Abrazarse más! Aún en aquellos días que han sido más emocionales. Recuerda que: Una relación fuerte es elegir amarse, incluso en esos momentos en los que cuesta gustarse.

Por Ana Acosta Rodríguez, Mamá Minimalista

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s