Un tropezón no es caída

Mañana prometo tener más paciencia.

Mañana prometo no levantar la voz.

Mañana prometo decir más “sí” y menos “no”

Mañana prometo elegir mis batallas y dejar de lado el ego, llevarlos al parque sin el teléfono, dejar de apurarlos para que sigan mi agenda.

Mañana prometo no descargar mis frustraciones con ellos. 

Peor esta noche, en la que siento que el caos cotidiano me ha chupado todas las energías dejándome como zombie mirando un punto fijo, prometo dejar de culparme y en lugar de martirizarme en una esquina de la cama dormiré abrazada a mis hijos, pidiéndoles perdón entre susurros y perdonándome a mi misma por los errores cometidos, con la absoluta certeza y la suficiente humildad como para aceptar que lejos de ser una madre perfecta de catalogo soy humana y a mi manera y con mis recursos trato de ser mejor cada día, porque al final de cuentas, un tropezón no es caída. 

Autora: Ana Acosta Rodríguez, Mamá Minimalista

Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s