Mi hijo, el “malcriado”

Se pueden tapar bocas sin hablar

Se pueden tapar bocas sin agredir

Se pueden tapar bocas sin egos

Mi hijo, el “embracilado”, el “malcriado”, el “diablillo”, el que “no iba a tener amigos porque no sabía compartir”, el “llorón”, el “mal portado”, el que “vive pegado a la teta”, el que no fue a la guardería y así “no aprendería a socializar”, el que estaba en el rebozo el día entero y de esta forma “nunca iba a aprender a caminar”. 

Mi hijo (hoy de cuatro años y medio)es amoroso, sociable, compasivo, independiente, comparte, espera su turno, habla con adultos y con niños que no conoce. Mi hijo el “embracilado” resuelve sus conflictos con fases como “tus palabras me han lastimado” o “mis juguetes me pertenecen, no tienes derecho a sacármelos con fuerza”. Mi niño es alegre, feliz y hasta místico. 

Como padres fuimos a contracorrientes, nadamos en dulce de leche, escuchamos tantas críticas, tantos adjetivos, tantos consejos no pedidos y que por momentos me llenaron de dudas. Pero persistí aún caminando a ciegas porque mi guía era nada menos que mi instinto ancestral. 

Y hoy nadie me dice nada, nadie me dice: “te lo dije”. NADIE. 

Se pueden tapar bocas sin hablar. No dejes que los opinologos te hagan dudar de que el respeto, la tolerancia o el amor incondicional pueden generar inadaptados sociales porque hasta la fecha no he conocido ni a uno solo que provenga de una familia como la nuestra. 

La crianza respetuosa y consciente es mi manera de cambiar el mundo. 

Autora: Ana Acosta Rodríguez,

Instagram: @mamaminimalista

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s