Mamá sin etiquetas

Está soy yo, sin filtros, sin maquillaje, con mi pelo revuelto, ropa que no combina, mi acné postparto y el rímel corrido. Con las uñas largas y despintadas, con ojeras, arrugas nuevas y hasta un par de canas. Con los pechos caídos por amamantar dos años y medio, con algunos kilos de más.  Soy la …

Continue reading Mamá sin etiquetas

La Lactancia para mi…

Fue instinto, Fue incertidumbre, Fue desafió, Fue logro, Fue una sorpresa, Fue paz, Por momentos esclavitud, Fue conexión mística, Fue paño de lágrimas, Fue necesaria, Fue una puerta, Fue diversión, Fue empoderamiento, Fue una puerta mágica, Fue amor. La lactancia me empujó a percibir la crianza desde una perspectiva nueva.  La lactancia me conecto con …

Continue reading La Lactancia para mi…

Los bebés manipuladores no existen

Todo llanto, pataleta o berrinche es un llamado de atención, una demanda de amor y de ayuda para regular las emociones. Los niños no planifican su llanto ni lo premeditan para hacernos sentir mal o herirnos, gracias a Dios ellos aún no están cargados de toda esa basura. Los niños pequeños no han aprendido aún …

Continue reading Los bebés manipuladores no existen

La palabra mágica que te unirá con tus hijos por siempre

En este camino de autoconocimiento, autoaceptación y evolución espiritual me ha tocado sanar a mi niña interior como parte del proceso, por lo que para conseguirlo tuve que cuestionar y perdonar a mis propios padres, comprender que ellos hicieron lo mejor que pudieron con las herramientas que tenían y también entender las trabas y las necesidades …

Continue reading La palabra mágica que te unirá con tus hijos por siempre

Curando la herida del hijo mayor: Tu primer hijo también te necesita.

Desde que nació mi hija más pequeña siento que tuve que empujar un poquito al mayor para madurar más rápido. El todavía era un bebé de 20 meses y yo le decía cosas como: “no grites que la bebe duerme”, “habla más despacio que la bebe llora”, “ahora no puedo porque tu hermanita está en …

Continue reading Curando la herida del hijo mayor: Tu primer hijo también te necesita.